De realidades y utopías.

 

 

Luz¿Por qué solemos tender a pensar que algo mejor es una utopía?, ¿quién nos ha enseñado que no merecemos algo mejor; que no hemos de tener esperanza?

No sólo hemos perdido la confianza en nosotros mismos, sino en la colectividad de nuestra especie. Miramos alrededor y nos resulta difícil creer que un cambio a mejor pueda producirse. Es evidente que hemos cometido muchos “errores”, pero ahora es cuando habría de producirse un paso hacia el despertar. Esta filosofía de vida que es el crecimiento interior nos enseña que es precisamente de los errores de lo que obtenemos el mayor aprendizaje y si estás abierto/a, así es. La misma motivación podemos encontrar con respecto a las equivocaciones colectivas. Olvidamos que lo que cada uno de nosotros hace cuenta; que cada grano de arena contribuye a formar una montaña; que aunque lleve tiempo es posible si todos vamos contribuyendo. La esperanza es luz que proviene del corazón y es una gran fuerza capaz de derribar muchos obstáculos. Si cada uno de nosotros aprende a ser más consciente, esto no sólo se reflejará en su interior, sino también hacia el exterior y se irradiará a todo aquello que le rodea. Cree en ti y en tu luz porque aunque a veces no la encuentres está ahí dentro; está en todos nosotros porque es nuestra esencia.

Existen estudios científicos sobre cómo somos capaces de influir con nuestra conducta y pensamientos a muchísimas personas de nuestro entorno. No sólo se produce este efecto en las personas más cercanas a nosotros, sino también hasta 4 grados más allá de nuestro círculo, es decir, que aunque no lo sepamos, nuestra actitud influye de alguna manera a los amigos de los amigos de los amigos de nuestros amigos. Es una buena razón añadida para plantearse tener la mejor de las conductas posibles porque no nos imaginamos cuánto podemos expandirla en cierto modo.

Un cambio a mejor en tu propia vida no es una utopía, estará más lejos o más cerca según tu perspectiva. Si sientes que no es posible; que las cosas nunca cambiarán para ti y que no mereces algo mejor, así será, porque tú construyes en gran medida tu camino. Pero si te sientes merecedor, si sientes que el cambio es posible; si te amas y confías en ti mismo, estarás a muchos pasos menos del equilibrio y la paz interna y, por ende, de la felicidad. Y si un cambio individual es posible, también lo es un cambio colectivo, porque la suma de muchos individuos es lo que forma la colectividad. Todos somos uno.

Raquel García García.

Acerca de Raquel García

Raquel García García Terapeuta Transpersonal. Experta en Crecimiento Personal y Autoestima. Meditación, mindfulness, danza consciente. Tel. 639 318 014 Mail: raquel@garciagarcia.eu
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario