Tomar decisiones.

decision¿Por qué nos cuesta tanto tomar decisiones? A veces cuando tenemos que elegir sentimos que un precipicio se abre a nuestros pies, nos sentimos confusos y temerosos porque no sabemos a dónde nos conducirá ese nuevo sendero que escojamos para nuestro camino. Esto es normal en cierto modo, pero, sería un gran paso hacernos conscientes de que hagamos lo que hagamos, aunque por miedo nos decidamos a quedarnos estáticos sin hacer nada, estamos eligiendo. Lo que no hacemos puede afectar a nuestra vida en la misma medida que lo que hacemos, pero opino que tomar una decisión de forma consciente puede ser más útil, porque nosotros la sentiremos como nuestra, será fruto de nuestra propia motivación y reforzará nuestro sentido de responsabilidad sobre nuestra propia vida. Cuando sentimos que el miedo nos paraliza y optamos por no hacer nada, no creemos haber tomado una decisión y nos resistimos aun más a los resultados posteriores por pensar que vamos a la deriva y que no tenemos ningún poder sobre lo que nos ocurre.

Por regla general no acostumbramos a prestar ninguna atención a nuestra intuición, siendo ésta nuestra mejor guía. La intuición proviene del alma; de nuestra esencia y, por tanto, es ella la que nos alerta de la mejor forma posible. En cambio nos empeñamos en acallarla y sepultarla bajo una maraña de pensamientos enrevesados que provienen de nuestros temores. ¿Nunca habéis hecho una lista de pros y contras antes de tomar una decisión con el pretexto de ser más “objetivos” a la hora de elegir? Es difícil para nosotros llegar a comprender que nuestra razón suele estar constantemente bajo el influjo de nuestro estado emocional, de nuestros miedos, de nuestros recuerdos y de nuestras proyecciones de futuro. Solemos tener pensamientos congruentes con nuestros afectos y al mismo tiempo nuestros pensamientos influyen sobre nuestro sentir. Además de esto, cuando tenemos que tomar una decisión, nuestra mente suele buscar en su banco de datos, que suele estar repleto de experiencias pasadas almacenadas cuyo recuerdo también influye en cómo procesamos la situación y, por tanto, en el camino por el que finalmente optamos. Proyectamos también hacia delante, pensando cómo influirá esa elección en nuestra vida futura; rumiando cómo podría afectarnos su resultado. Visto así, es difícil que nuestra lógica sea realmente objetiva. La única manera de romper esta cadena cíclica de pensamientos y emociones es pararse a observar qué está pasando en nosotros (siempre sin la intención de emitir juicios de valor); y la vía directa para tomar una decisión sin complicarnos la vida  es guiándonos por la intuición y esa elección siempre será la más adecuada para ti mismo, porque es la que sientes desde tu ser; desde lo más profundo y divino que hay en ti, libre de influencias, condicionamientos, temores o juicios; libre de pensamientos y emociones egóicas.

Si somos capaces de vencer nuestro miedo al cambio; a la transmutación inevitable que ha de producirse constantemente en nuestras vidas; si somos capaces de comprender que la vida no es estática sino que está en continua transformación; si logramos llegar a la aceptación del hecho de que estamos sujetos al cambio a lo largo de nuestro camino y entender que no existen decisiones “acertadas” ni “erróneas” en términos absolutos, conseguiremos meternos de lleno en el acto de vivir, dejar de lado nuestros temores y vivir confiados y tranquilos dejándonos guiar por nuestra esencia. Cada paso que demos nos aportará un nuevo aprendizaje y nos conducirá, por tanto, a una mayor consciencia si sabemos hacer buen uso de ello. Sabremos entonces que no existen “buenos” ni “malos” caminos ya que todos ellos conducen a alguna parte y de nosotros depende que ese lugar al que hemos llegado se transforme en algo provechoso para nosotros.

Somos los creadores de nuestras propias vidas y tenemos libertad de elección y esto, lejos de ser algo a lo que haya que temer, es un maravilloso regalo porque nos otorga la responsabilidad de vivir nuestra vida de la forma que nosotros elijamos. Aprovechémoslo.

Raquel García García.

Acerca de Raquel García

Raquel García García Terapeuta Transpersonal. Experta en Crecimiento Personal y Autoestima. Meditación, mindfulness, danza consciente. Tel. 639 318 014 Mail: raquel@garciagarcia.eu
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Tomar decisiones.

  1. Javier Arias dijo:

    Lo que escribes es muy cierto … cada vez que adquirimos el habito de ser responsables de nosotros, sientimos mas libertad para decidir, para actuar. Al sentir que soy responsable por todo lo que ocurre a mi alrededor, me esfuerzo ya no por encontrar un culpable de mi situación, si no comprender como tome tal decisión que me llevo a este sitio, a esta situación en que me encuentro hoy… y hablo de lo que puedas considerar como «algo bueno» o «desgracia» porque el proceso es el mismo en ambos casos, nosotros lo hemos propiciado… entonces, siento el panorama distinto, no se siente culpa. no hay otros responsables entonces mis emociones hacia los demás, siempre van a ser benévolas, de gratitud… de no juzgar… esto último, mi querida Raquel: «no juzgar» lo he venido trabajando asi. Ocurre el hecho y no puedo dejar de juzgar, pero siento en ese momento el compromiso de que paso? y dedico tiempo para entenderlo, y eso me lleva a un plano de reflexión personal que me libera y libera al juzgado… no siempre retomo el tema con la otra persona, he ido aprendiendo que no siempre me se expresar de manera comprensible para el otro… seguramente llegara ese momento, por ahora aprendo a cambiar mi habito de juzgar por el de sentir… mucho es obra tuya y de los amigos con que comparto por estos medios…. a todos GRACIAS!!! un abrazo, Javier

    • Raquel García García dijo:

      Mi querido Javier, ese ya es un paso gigantesco. Opino que no siempre es necesario o posible comunicárselo al otro, al igual que ocurre con el perdón. Lo importante es cómo nosotros lo sentimos dentro. No juzgar es muy liberador, porque te otorga la capacidad de ser mero observador y es entonces cuando ves, como tú bien dices, perspectivas muy distintas a las que antes veías y mucho más esclarecedoras. Paso a paso vamos de la mano, Javier. Siento una profunda gratitud por el hecho de que formes parte de lo que yo ya considero una familia con la que comparto mi sentir cada día :). Bienvenido también a este blog!

  2. Pablo dijo:

    Bellísimo Raquel. Me encanta esa frase de que todo camino conduce a alguna parte, por lo que como dices, es bueno darse cuenta de ello y, así, re-apropiarnos de nuestra capacidad de decidir de manera consciente. Un abrazo!

    • Raquel García García dijo:

      Gracias, Pablo. Como siempre es una cuestión de sobrepasar nuestros miedos y hacernos responsables. Muchas veces percibimos esto como algo aterrador cuando en realidad es un gran regalo que nos otorga el poder de reconducir nuestras vidas de alguna manera por el camino que nosotros decidamos. Un inmenso abrazo! 🙂

  3. Quizás no logremos resolver los grandes conflictos que parecen estar muy lejos de nuestras manos, pero lo que si podemos lograr es un entorno y una vida mejor para nosotros y los que nos rodean.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.